Programa  Abriendo Caminos Seguros de Citroën y CESVI Argentina

Programa Abriendo Caminos Seguros de Citroën y CESVI Argentina

La falta de educación vial genera dudas en los conductores a la hora de realizar algunas maniobras, y también lleva a interpretar de manera errónea determinadas normas. En el marco del programa  Abriendo Caminos Seguros que llevan adelante Citroën y CESVI Argentina, se encargan de despejar algunos de los casos que más confusión generan en el tránsito.

Los siniestros viales siguen siendo la mayor causa de muertes en las personas que tiene entre 1 y 45 años de edad, un dato muy preocupante si tomamos en cuenta la falta de conciencia que existe en nuestra cultura.

Hay índices alentadores aunque todavía insuficientes como un aumento en el uso del cinturón de seguridad que ahora es del 37,9% (antes 33.3%) o el uso del casco en un 53,9% cuando antes sólo lo usaban el 39,4% de los motociclistas. Pero hay otro dato curioso revelado en las últimas encuestas, y tiene que ver con que los conductores no hacen lo que dicen hacer. Este es un claro ejemplo de que todavía encontramos ciertos cortocircuitos entre lo que dice la ley, lo que decimos los conductores y los que efectivamente hacemos.

Es decir que los comportamientos son producto de un factor cultural, a veces alentado por ciertos “mitos” que nunca terminan de validarse o desacreditarse tajantemente. Es justamente la aparición de estas reglas culturales lo que nos ha llevado a elaborar un breve listado de verdades comprobables que ratifiquen la veracidad o falsedad de los conocidos mitos al volante:

“Con niebla muy densa y sin antiniebla, uso balizas para que me vean mejor”

Cuando circulamos en ruta, la presencia de niebla intensa suele complicar y bastante la visibilidad. Los autos que cuenten con luz antiniebla deben utilizarlas en esas situaciones, pero en Argentina el 80% de los vehículos que circulan en el parque automotor no cuentan con dicha tecnología. Por este motivo, la baliza es una buena alternativa para lograr ser percibidos por los vehículos que circulan por detrás, hasta lograr salirnos del camino que sería la opción más acertada para una mayor seguridad ante tan poco visibilidad.

“Circulando en ruta, si el conductor que circula adelante coloca el guiño izquierdo me está indicando que puedo adelantarlo?”

Las costumbres argentinas muestran que los camioneros colocan dos o tres veces la guiñada a la izquierda para avisarnos que podemos realizar un sobrepaso. Sin embargo, éste es un mito muy peligroso porque el chofer también podría estar indicando que él va a doblar a la izquierda o a sobrepasar.

En concreto, la ley de tránsito indica que si se coloca este giro me está indicando la imposibilidad de este adelantamiento. Es importante que asumas tu propio criterio teniendo en cuenta la señalización de la ruta y lo que estás observando en ese momento.

“Si estoy realizando un sobrepaso, calculé mal y no llego a ingresar nuevamente a mi carril, me puedo tirar a la banquina contraria?”

Esta maniobra es causante de más del 80% de los siniestros investigados durante maniobras de sobrepaso. Es que genera un gran desconcierto en el conductor que circula de mano contraria. Estas decisiones erróneas habitualmente culminan en un choque de frente en esta banquina. En lo posible, hay que intentar abortar la maniobra de sobrepaso, pero si no es posible hay que mantener el carril lo más ajustado que se pueda con el vehículo que se está sobrepasando y es quien venía de frente el que debería bajar a su banquina para dejarnos terminar el sobrepaso.

“Con vidrios polarizados sufro menos calor”

Muchos polarizan sus autos con el objetivo de reducir el calor. Pero esto no es tan así. A partir de una serie de estudios realizados en CESVI se comprobó que la temperatura registrada en el habitáculo de un vehículo con polarizados y la de otro sin estos films, son prácticamente las mismas. Las diferencias no llegan a los 2 grados centígrados.

Hay que destacar que el vidrio polarizado es causal de muchos siniestros por no poder ver a través del vehículo que nos antecede. Por lo tanto, además de multiplicar el riesgo de choques por la falta de visibilidad que provoca, no otorga beneficios adicionales como disminuir la temperatura dentro del habitáculo.

Noticias Relacionadas

Programa Abriendo Caminos Seguros de Citroën y CESVI Argentina

Muchas veces, al subir a un auto, se descuidan detalles que están directamente relacionados a la seguridad vial. Son muchas las mujeres que, teniendo mil cosas en la cabeza, salen de sus casas a las corridas para meterse de lleno en la vorágine diaria. En este sentido, se detalla una serie de tips a tener en cuenta para poder emprender una conducción segura:

Calzado

Evitar el uso de ojotas, sandalias, zapatos con taco o botas de taco alto al conducir, ya que pueden engancharse en los pedales o bien no llegar a cubrir toda la superficie de apoyo de cada pedal. También puede suceder que alguno de estos calzados genere que el pie se zafe del pedal y se produzca una reacción indeseada del vehículo.

El calzado elegido debe ser cómodo y por sobre todas las cosas no tiene que entorpecer el normal movimiento de los pies. Lo más apropiado es tener siempre un par de zapatillas en el auto para colocárselas en el puesto de conducción, cada vez que sea necesario. Las palabras clave a tener en cuenta son: comodidad, firmeza, sujeción y flexibilidad.

Indumentaria

Elegir ropa cómoda y holgada para manejar, sobre todo en viajes largos, como un pantalón y una remera, ya que la incomodidad genera una distracción extra innecesaria. Hay que tener en cuenta que ciertas polleras, trajecitos o camisas ajustadas quitan libertad de movimiento e interfieren en la capacidad de reacción. Además, la utilización del aire acondicionado en verano o la calefacción en invierno dan la posibilidad de mantener un estilo parejo durante todo el año sin necesidad de abrigarse de más o viajar desabrigadas. Esto también influye directamente en la seguridad vial, ya que tener el habitáculo a una temperatura inadecuada puede provocar que la conductora disminuya considerablemente el tiempo de reacción.

Distribución de objetos en el portaequipajes

Al momento de ir de compras o bien de distribuir bultos en el portaequipajes, es conveniente tener en cuenta que los bultos más pesados deben ubicarse siempre en el baúl, lo más bajo posible y lo más cerca del asiento trasero, para mantener el centro de gravedad del vehículo y no generar inestabilidad. Es importante, además, distribuir el resto de los bultos de manera pareja para no sobrecargar uno de los lados del vehículo.

Objetos sueltos en el habitáculo

Mantener el orden del habitáculo es una cuestión de costumbre. Llevar objetos sueltos como el teléfono celular, las llaves o la cartera conlleva un peligro que pocas conductoras conocen y respetan. En caso de tener que frenar bruscamente, y por supuesto en una colisión, estos elementos se convierten en una amenaza potencial para el bienestar de los pasajeros. Además, con el andar del auto, los objetos se mueven haciendo que uno se distraiga para intentar agarrarlos y ponerlos nuevamente donde estaban o, simplemente, hacer uso de ellos.

Si estás embarazada

Las mujeres embarazadas deben utilizar el cinturón de seguridad durante toda la gestación. Como cuidado adicional, tienen que procurar que la cinta que cruza el torso pase entre los senos y continúe su recorrido por el costado de la panza, mientras que la banda abdominal debe pasar sobre las caderas, tan bajo como sea posible.

Ubicación de los hijos en el auto

Los bebés recién nacidos y hasta los 9 kg. de peso, utilizan sillas del tipo “huevito” que se sujetan mediante el cinturón de seguridad del vehículo o, idealmente, con los anclajes fijos del sistema ISOFIX. El niño se sujeta a la silla con los pequeños cinturones de seguridad que éstas poseen. En el caso de los bebés, deben colocarse en sentido inverso al desplazamiento del auto.

Los niños mayores a 9 kg. y hasta los 22 kg., utilizan sillas de seguridad que también se sujetan al vehículo de la misma manera que los sistemas de retención anteriores. Por ser ellos más grandes y tener la estructura ósea y masa muscular más desarrollada, pueden viajar mirando hacia adelante. Existen diferentes sillas de este tipo, muchas de ellas hasta los 15kg debiendo utilizar luego otra que los acompañe hasta que puedan hacer uso del amoldador o cojín.

Finalmente, a partir de los 22 kg. (aproximadamente), pueden utilizar un amoldador que permita ajustar el cinturón de seguridad propio del vehículo, como si se tratase del cuerpo de un adulto. El objetivo de este elemento es darle más altura al niño, de manera que el cinturón (de tres puntos) no pase muy cerca del cuello.

Cuando por peso y altura los niños ya no necesitan utilizar ningún dispositivo de retención infantil, recuerde que deben viajar siempre en las plazas traseras y con el cinturón de seguridad colocado.

Ingrese a www.programa-acs.com.ar y conozca todas las acciones que CESVI Argentina y CITROËN Argentina vienen realizando desde 2009 para que los argentinos podamos desplegar un manejo seguro. 

 

Noticias Relacionadas