María Luz Gil, en el Centro Cultural Recoleta

La muestra está integrada una selección de fotos y pinturas sobre tela, algunas de ellas de gran tamaño, acompañada de cuatro videos. Las obras combinan fotografía y pintura que son intervenidos por medios digitales.

María Luz Gil nació en Buenos Aires y egresó de la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1978. Entre 1983 y 1993 produjo una obra principalmente pictórica, pero fue derivando a otros soportes y en la actualidad es una artista multimedia que incorporó fotografía, video, instalaciones y video instalación. Realizó alrededor de quince exposiciones individuales y registra numerosas participaciones en muestras colectivas, ferias y salones.

Entre las muchas distinciones obtenidas, se destacan: 1º Premio Renault,  Salón Pro Arte, Córdoba;  2º Premio de Dibujo, Salón de Arte Latinoamericano Sobre Papel, OEA y menciones en Salón Nacional (video interactivo) y Premio Fundación Banco Ciudad en el Museo Nacional de Bellas Artes.

“En esta exposición intente traspasar lo limites tradicionales de la pintura y la fotografía incorporando elementos de ambos –precisa la artista-. A partir de fotos que tomé en la ciudad de Nueva York, busqué tomar como punto de inspiración el color, y realice composiciones a partir de ese dato. El resultado son pinturas digitales, una manera de volver  por otros medios a la pintura”.

Y continúa la artista: “La idea es trabajar con las pautas del modernismo, mas precisamente con el arte constructivista, y ver cómo a partir de dichas premisas, se puede interpretar la realidad de otra manera. (…) Así voy desarrollando un lenguaje más alejado de la pintura propiamente dicha, para conectarme con otras preocupaciones más relacionadas con el sujeto y el entorno”.

Por su parte, la crítica Valeria González afirma sobre María Luz Gil: “La geometría y el color no son para ella simples procedimientos para crear imágenes, sino el vehículo de ordenamientos, siempre provisorios, que reflejan un modo de relacionarse con el mundo. Es por esta razón que rara vez veremos cuadros abstractos presentados de manera autónoma, sino como una suerte de versión propia, o de intervención, en lo real, real atestiguado a menudo por una fotografía”.

La muestra se prolongará hasta el 21 de agosto.

 

Centro Cultural Recoleta, Sala J

Junín 1930, Buenos Aires. Tel. 4803 1040

Lunes a viernes de 14 a 21

Sábados, domingos y feriados de 10 a 21

 

Noticias Relacionadas