Cuidados de la piel en los meses más fríos

La dermatóloga Giselle Packauskas elaboró para Midermus una guía de cuidados especiales sobre cómo reparar la piel después del verano y los elementos esenciales para resistir las bajas temperaturas.

Cuidados básicos

La limpieza adecuada y la  hidratación con cremas humectantes y  nutritivas, según cada tipo de piel  son primordiales para la recuperación. Las propiedades que tienen que tener los productos son:

● Vitaminas A, E o C: actúan como antioxidantes al estimular la funcionalidad de las células y mejorar la calidad de la piel, regenerándola.

●Colágeno y elastina: mejoran la turgencia y la elasticidad de la piel.

● Vaselina y lípidos: protegen a la piel de la evaporación del agua al formar una barrera protectora que evita la pérdida de los factores humectantes naturales.

● Principios activos derivados del Aloe Vera: son descongestivos al disminuir la piel enrojecida.

● Caléndula y mentol: aportan una sensación de frescura.

Cuidados para manchas y arrugas

En caso de manchas y arrugas, el otoño e invierno es ideal para tratamientos específicos  indicados por dermatólogos como peeling, mesoterapia, por ejemplo. Siempre hay que tener en cuenta que antes de realizarlos es imprescindible consultar al especialista certificado.

Elegir el producto adecuado

Para elegir la crema adecuada hay que considerar el tipo de piel y la edad. Las formulaciones humectantes y ligeras son para las pieles jóvenes; las cremas que contienen componentes nutritivos para las pieles maduras y los geles son ideales para las grasas.

 

El sol siempre está

Durante todo el año, es recomendable usar cremas hidratantes diariamente que contengan filtros solares para las zonas fotoexpuestas, como la piel del rostro. Los rayos UVA tienen incidencia constante hasta en invierno, son los más dañinos y tienen un efecto acumulativo. Por otro lado, los rayos UVB están presentes pero con menor incidencia que en el verano. Por eso, los factores de protección deben ser como mínimo de FPS 15, ya que ayudan a  prevenir el fotoenvejecimiento de la piel y la presencia de lesiones pre-malignas.

También hay que recordar usar pantallas solares si se realizan actividades al aire libre, sobre todo deportes acuáticos o en la nieve por ser superficies que reflejan el sol. En estos casos, se deben  aplicar factores de protección por lo menos FPS 30 y aplicarlo 20 minutos antes de cada exposición y renovarlo cada 2 horas.

El momento adecuado para los cuidados

Los meses de otoño e invierno son ideales para recuperar la piel y atenuar manchas y arrugas, hidratándola, nutriéndola y protegiéndola con productos ricos en vitaminas.

 

Ante cualquier duda, consulte a su médico.

Noticias Relacionadas