Concluyó una nueva edición de la Exposición de Economía, finanzas e inversiones

Concluyó una nueva edición de la Exposición de Economía, finanzas e inversiones

Durante la última jornada del evento, los economistas Daniel Artana, Orlando Ferreres, Daniel Heymann y Roberto Frenkel analizaron las luces y sombras del programa económico actual. Las preocupaciones principales fueron el déficit fiscal y vinculado a ello, el nivel de deuda, y el tipo de cambio real. “La deuda va a seguir aumentando. Los próximos tres años va a aumentar 15 puntos del PIB. Va a haber que pensar de qué manera se puede moderar porque es muy complicado tener ese nivel de deuda tan elevada, no va a poder seguir así”, sostuvo Ferreres.

Al respecto, Heymann sostuvo que “la recaudación fiscal ha crecido mucho en la última década y es díficil que lo siga haciendo”, por lo que habrá que explorar otras vías de financiamiento del déficit. “Los activos externos son una posibilidad, pero confiarse a eso únicamente no conviene porque deshacerse de activos es algo que implica muchas definiciones”, dijo y concluyó en que “para crecer sin tener que endeudarte, tenes que vender afuera”. En ese sentido, reconoció que el sector agropecuario es necesario, pero no suficiente y advirtió sobre un problema estructural del país: “Argentina le cuesta mucho ver el aumento del PIB per capita más allá de la actividad agroexportadora”.

Asimismo, Artana consideró que “el Gobierno no puede darse el lujo de anunciar un plan fiscal y no cumplirlo, como ya lo hizo varias veces en estos quince meses”. “Le tenemos que prestar atención al tema fiscal”, dijo y agregó que “el Gobierno eligió un programa de inacción fiscal y dureza monetaria y eso tiene como consecuencia el atraso cambiario”.

En ese sentido, también Ferreres se refirió al tema. “El tipo de cambio sigue atrasado y es un problema porque este año no se va a tocar nada”, dijo. En tanto, Frenkel coincidió aunque lo matizó al advertir que “para la inflación, viene bien que el tipo de cambio no suba”.

Por otro lado, el fundador de Elypsis, Eduardo Levy Yeyati, el periodista Marcelo Longobardi, el filósofo Santiago Kovadloff, y el especialista en educación Manuel Alvarez Trongé debatieron acerca de los desafíos de Argentina hacia 2050.

En primer lugar, Longobardi señaló que “el presidente Mauricio Macri tiene un desafío histórico: definir si es un paréntesis entre dos proyectos extraviados o coreformatear el orden político por completo” y sostuvo que para eso, debe “hacer una construcción política que supere el actual esquema de empatía”.

Luego, Alvarez Trongé abordó la necesidad de lograr un progreso en materia educativa. “El estado de la educación es bueno. Merece que haya un mayor compromiso ciudadano para convertir a la educación en herramienta para erradicar la pobreza”, manifestó y aseguró que “no es solo un problema de docentes y alumnos sino de datos, organización, información” y de incorporación de las nuevas tecnologías.

En vinculación con ello, Levi Yeyati afirmó que “no vamos a desarrollarnos sin generar empleo y eso tiene que ver con educar para el empleo, algo que hasta ahora no hemos hecho”. “Tenemos un serio problema de empleo. Hay una situación de descalce; cae el empleo pero hay sectores con oferta de puestos de trabajo que no se cubre”, explicó.

Finalmente, el cierre estuvo a cargo de Kovadloff, quien puso el foco en la dirigencia política. “Argentina cuenta con un montón de especialistas que pueden contribuir a pensar el desarrollo pero hace falta una dirigencia política que capitalice el fracaso para convertirlo en aprendizaje. Es imprescindible que la dirigencia política aprenda del pasado y se sepa viniendo de él”, concluyó.

En el primer panel del día, el periodista económico Alberto Padilla, el ex embajador Carlos Pérez Llana, el titular de Arriazu & Asociados, Roberto Arriazu, y el ex ministro de Economía, Ricardo López Murphy analizaron el escenario económico y político global.

“El crecimiento económico se detuvo. Es un mundo de transición, de incógnitas”, señaló Pérez Llana, y planteó: “Hay que seguir la relación entre China y Estados Unidos más allá de los personajes. Estados Unidos viene hace años viendo que hay tiene un enemigo económico y geopolítico, y es China”.

Uno de los temas centrales fue el cambio de gobierno en Estados Unidos. A propósito de eso, Padilla advirtió que matizó la posibilidad de que Donald Trump vaya a “concretar sus promesas”, aunque señaló que “si sus políticas se concretan va a haber una aceleración de la economía en el corto plazo, que hay que ver si se puede mantener a mediano plazo”.

En tanto, Arriazu advirtió que “la economía de Estados Unidos se va a cerrar y el mundo va a empezar a mirar a otro lado, y eso va a generar conflicto” y aseguró: “Ya no es un país industrial, está yendo al sector de los servicios, igual que pasa en todos los países”.

Finalmente, López Murphy aseguró que “el crecimiento del comercio ha reducido su tasa a nivel internacional y no es una buena noticia” y evualuó: “Hay dos noticias terribles para América Latina que no sucedieron todavía: una es que suban la tasas de interés de la Reserva Federal, la otra es que se produzca un colapso de crecimiento de China”.

Luego, el economista jefe de la consultora Orlando J. Ferreres, Fausto Spotorno, el director de  DNI, Marcelo Elizondo, y el economista coordinador de Arklems, Ariel Coremberg, analizaron las perspectivas en el plano productivo y comercial. Para Spotorno, el agro y la agroindustria, la energía y minería, el sector financiero y el comercio van a ser los sectores con mejor evolución en el corto plazo. “Pero no solo tenemos sectores que se van a beneficiar y otros que se van a perjudicar, sino que dentro de cada uno va a haber cambios intrasectoriales, de negocios poco eficientes a negocios con inversiones más productivas”, aseguró. En ese sentido, Elizondo remarcó que “el sector agropecuario es no solo el de mayor potencial para exportar sino el que tiene mayor capacidad de inserción internacional en destinos diversos” y señaló que “si el Gobierno quiere recibir más inversión extranjera, tiene que aumentar el comercio. Sin comercio, no hay inversión”. En tanto, Coremberg consideró: “Argentina no genera productividad, por eso estamos como estamos. Necesitamos inversión que genere una mejora de la movilidad social, incrementar el producto per capita y evitar las crisis cíclicas”

Por su parte, Luisa Montuschi, abordó el desafío de aumentar el empleo y reducir la pobreza y la indigencia. “Para poder eliminar la pobreza, no solo es necesario ver cuál es la causa sino ver cuáles son los factores que la sostienen a lo largo del tiempo”, aseguró.

Finalmente, Andy Freire, ministro de Modernización del gobierno porteño, analizó el avance tecnológico y el riesgo en el futuro de desempleo tecnológico. “Tenemos que tener desde el Estado un rol activo para responder a ese desafío. Algunos gobiernos tratan de enfrentarlo como queriendo frenar un maremoto con las manos. El desafío no es ese sino acompañar y educar desde el Estado al que está en riesgo de quedarse afuera del sistema”, concluyó.

Durante la tarde de ayer, en tanto, Herman Faigembaum, director de Cushman & Wakefield;  Cristian López, CEO de Consultatio Asset Management; Marta Cruz, directora de NXTP Labs; Juan Srodek, director de KBR Group, destacaron las oportunidades que brindan los fondos de inversión como canalizadores de inversiones para el sector hipotecario, las energías renovables o el segmento de emprendedores, entre otros rubros.

Asimismo, Alejo Costa, CEO de Puente; Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment; Alejandro Bianchi, gerente de inversiones de InvertirOnline.com; y Germán Fermo, Head of Strategy de Argenfunds, abordaron el presente y las perspectivas del mercado financiero. “Es tiempo de ir a lo profundo y evaluar a las empresas. Ya no es solo ‘comprar Argentina’, la pregunta es qué comprar dentro de Argentina”, propuso Chialva.

En tanto, Fermo advirtió sobre el impacto que tendrán los resultados políticos sobre el mercado: “Mauricio Macri está priorizando la política sobre la economía. No hay riesgo cero ni mucho menos de que pierda en 2017 o 2019”. En la misma línea, Costa agregó: “El riesgo político es un tema fundamental porque más allá de este Gobierno, el resto del espectro político no está mirando temas que nos van a dar un dolor de cabeza gigante en diez años si no nos empezamos a ocupar hoy”.

A su vez, Guillermo Pérez, CEO de Grupo GNP, expuso sobre el Sinceramiento Fiscal en curso. “Va a haber una revolución, un cambio de paradigma en la estrategia patrimonial personal. No es como era antes, hay que empezar a trabajar en serio, a profesionalizarse. Cada uno debe saber más”, planteó Guillermo Pérez, CEO de Grupo GNP.

Noticias Relacionadas