No estamos haciendo lo suficiente para crear conciencia pública sobre la futura crisis del agua

No estamos haciendo lo suficiente para crear conciencia pública sobre la futura crisis del agua

por Lukas Loeffler – Presidente de Agua y Aguas Residuales de Schneider Electric

Según el Banco Mundial el agua es un elemento que está presente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los conecta. Abordar la crisis del agua y del saneamiento es una de las cuestiones más urgentes que debe afrontar la comunidad internacional.

Es una crisis por “exceso”, por “demasiada contaminación” y por “escasez”. Una crisis por “exceso”, porque los efectos devastadores de las inundaciones —agravados por el cambio climático—, afectan primero y de la peor manera a las personas pobres. Una crisis por “demasiada contaminación”, porque es elevadísimo el volumen de aguas servidas que no se recolecta o somete a tratamiento. Y una crisis por “escasez”, porque en todo el mundo hay actualmente 2.100 millones de personas que no tienen acceso confiable a servicios de agua potable gestionados de manera segura, y 4.500 millones que carecen de servicios de saneamiento administrados de igual forma.

De los 2.100 millones de personas sin acceso a abastecimiento de agua, 844 millones no tienen ni siquiera servicio básico de agua potable. De los 4.500 millones de personas sin servicio de saneamiento gestionado de manera segura, 2.300 millones aún carecen de saneamiento básico. Como resultado, anualmente fallecen 361.000 niños menores de 5 años debido a diarreas relacionadas con el saneamiento deficiente y aguas contaminadas, que se asocian también a la transmisión de enfermedades, como el cólera, la disentería, la hepatitis A y la fiebre tifoidea. El abastecimiento de agua y saneamiento es solo un aspecto del programa más amplio en este ámbito.

La situación claramente requiere de una toma de conciencia y actuar en consecuencia. Hemos logrado poner a la gente en la luna, pero todavía tenemos una parte importante de la población mundial sin acceso a agua potable y saneamiento. Mirando hacia el futuro y considerando mega tendencias como el crecimiento de la población y el cambio climático, creo que no estamos haciendo lo suficiente hoy para crear conciencia pública sobre la futura crisis del agua, que se está volviendo real. El precio del agua, que muchos consideran «el aceite del siglo XXI”, no refleja el costo real de la producción y el tratamiento del agua. Aquí es el momento de que los políticos responsables den un paso adelante y enfrenten la desagradable verdad de que tendrán que decirle a sus electores que los precios del agua deberán subir. Pero mirar regiones como Singapur nos da esperanza, cuando veo cómo crearon conciencia pública sobre este valioso recurso y lograron una provisión inteligente y extremadamente exitosa de varias fuentes.

En Schneider Electric nos centramos en productos, sistemas, soluciones y servicios para todo el ciclo del agua. Ayudamos a nuestros clientes a gestionar mejor su consumo de energía, aumentar su eficiencia operativa y reducir su costo total de propiedad. Hacemos esto proporcionando soluciones integradas basadas en distribución de energía, automatización y software. Nuestra estrategia y gestión de ofertas están impulsadas por un equipo global, que está respaldado por estructuras regionales experimentadas de ventas, equipos de administración de proyectos e ingeniería, cerca de sus clientes en las principales regiones. En total, hay un personal de alrededor de 300 personas que trabajan para el agua. Esto se complementa con integradores y socios de sistemas locales y regionales, con quienes ejecutamos proyectos para nuestros clientes con éxito.

Schneider Electric es una corporación global con actividades en todo el mundo. Hemos ayudado exitosamente a clientes en más de 150 países con más de 40.000 referencias en todo el mundo. Trabajamos con todas las compañías y operadores de agua líderes, compañías de ingeniería y los principales OEM de procesos. Nos vemos en una posición líder en el mercado en lo que respecta a la telemetría y SCADA, software y soluciones inteligentes para el agua.

Recientemente hemos ayudado a varios clientes en Italia a abordar los desafíos que surgen de la nueva regulación sobre la minimización de la pérdida de agua y los logros de nivel de servicio. Esto incluye hardware, software inteligente y servicios para operar y administrar mejor las plantas y redes de agua de las ciudades. Estas utilidades no podrían administrar varios cientos de plantas y grandes redes distribuidas sin la ayuda de tecnología inteligente.

En otras regiones, como Oriente Medio, trabajamos con nuestros clientes clave para proporcionar electrificación y automatización para grandes plantas de desalinización. Recientemente implementamos sistemas de telemetría para redes de agua en Jordania para suministrar agua potable a 1,7 millones de personas.

Tradicionalmente, hemos estado muy involucrados en proyectos de gestión de recursos hídricos en España, el Reino Unido y América Latina. Alrededor de dos tercios de las cuencas hidrográficas en España están gestionadas por nuestra tecnología.

En América del Norte, hemos tenido un gran éxito con los contratos de rendimiento energético de las empresas de agua, donde ayudamos a ciudades como Atlanta a reducir de forma masiva su costo energético. Nuestro mayor crecimiento actualmente es en Asia (India y China) y América Latina.

Cuando comencé en el mercado del agua hace unos 10 años, me enteré de que los desarrollos e innovaciones más recientes que se habían realizado en torno a las tecnologías de procesos y la automatización, se veía de forma algo escéptica porque muchos operadores no sentían la necesidad de automatizar los procesos que podían ejecutarse manualmente. Por supuesto, esto ha cambiado drásticamente, no solo para grandes plantas y operadores, donde siempre se necesitaba automatización, sino también porque vemos que cada vez son más las generaciones jóvenes que han crecido con estas nuevas tecnologías. Además, vemos un aumento en las operaciones de sitios múltiples y los principios de administración regional, como en el Reino Unido, Canadá, Australia o Italia, o con grandes operadores privados. Sin la automatización y el software, sería imposible administrar esas entidades de manera adecuada y eficiente. Pero las nuevas tecnologías no son solo para operaciones. En lo que respecta al diseño, la ingeniería o la construcción de software de nuevas instalaciones, la simulación, los principios como el doble digital se han convertido en lo último en tecnología para la gestión exitosa de proyectos y pueden reducir significativamente el tiempo y el riesgo para las empresas de ingeniería.

En este contexto, Schneider Electric se enorgullece de ser reconocida como una de las compañías más sostenibles del mundo. Lo hacemos, primero, asegurando que nuestras propias plantas implementen planes de conservación y eficiencia del agua. En segundo lugar, desarrollamos soluciones basadas en nuestra arquitectura EcoStruxure para la gestión de aguas y aguas residuales para países maduros. Por último, a través de nuestro programa de Acceso a la Energía, desplegamos ofertas adaptadas para países emergentes como la solución Villaya Water. Al hacerlo, contribuimos al logro de uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, SDG 6 para agua limpia y saneamiento.

Actualmente se pueden ven varias áreas para el crecimiento futuro: nuevas formas de interacción con el cliente, operaciones eficientes, cambio climático y calidad sostenible del agua. Todos estos factores requerirán nuevos sistemas de gestión y operación de planificación, que deben basarse en tecnologías digitales. Permítanme profundizar un poco en cada una de estas áreas:

Un ejemplo es la conservación del agua, donde ya vemos aplicaciones para ayudar a las personas a ahorrar agua. Esto podría tener un impacto en los esquemas de facturación y precios, la previsibilidad del consumo de agua. Permite una mejor atención al cliente y puede servir como base para proporcionar más ofertas futuras para el suministro de agua además del agua potable, como el agua para uso no potable.

Hoy en día, muy pocas ciudades grandes han introducido suficientes sistemas de automatización y software para administrar sus operaciones de manera eficiente, lo que deja un enorme mercado que debe abordarse en el futuro. Esto incluye la mejor gestión del agua no comercial, la reducción de fugas y la optimización de la presión y el flujo en las redes. También se aplica a la operación eficiente de plantas, que no se ejecutan de forma optimizada muy a menudo y sufren costos operativos masivos. Específicamente, los grandes operadores tienen una gran cantidad de activos para administrar, cuyo mantenimiento o reemplazo debe planificarse y priorizarse. En un mercado que ha sido insuficientemente financiado crónicamente, la asignación inteligente de capital basada en varios escenarios es muy importante.

Los efectos del cambio climático implicarán tratar con poca y demasiada agua. En caso de escasez de agua, tenemos que desarrollar formas inteligentes para generar, reciclar y almacenar nuestra agua de fuentes alternativas. En caso de desastres naturales, tenemos que lidiar con grandes cantidades de lluvia o aguas pluviales, que deben gestionarse de manera eficiente, minimizando sus efectos en las ciudades y las personas.

El futuro se podrán ver más amenazas, no solo en cuanto a disponibilidad, sino también a la calidad de las reservas de agua. Hoy en día la mayoría de las regulaciones solo abordan algunos de los aspectos fundamentales. En el futuro, tendremos que lidiar con contaminantes más sofisticados, como medicamentos, hormonas, antibióticos en el agua potable y en el medio ambiente.

Noticias Relacionadas